Con el otoño, generalmente llegan cambios a la vida de nuestros peludos que pueden afectarles tanto física como psicológicamente y que debes tener en cuenta.

 

Ajuste de la ración

 

La actividad física y el tiempo al aire libre suelen reducirse al empeorar el tiempo, acortarse los días y empezar los horarios escolares y laborales. Esto puede traducirse, como decíamos anteriormente, en estrés y a veces incluso en sobrepeso.

A la hora de ajustar la ración de comida de cara al invierno, como comentábamos en otro post, debes tener muy en cuenta el estilo de vida de tu peludo. Si bien en animales que viven en pisos a veces es necesario reajustar la ración a la baja, ya que desde luego no consumirán la misma energía tirados en el sofá que corriendo por la playa, en los que viven total o parcialmente en el exterior puede ser necesario incluso aumentarla ya que necesitan más calorías para producir calor y calentarse.

 

Época de muda

 

Otro efecto colateral del otoño que seguro bien conoces, es la caída de pelo debido a la muda. El cambio de pelaje está controlado por el fotoperiodo y la temperatura. Esto supone que con el acortamiento de los días y la bajada de las temperaturas, comienzan a perder el pelo de verano, más largo y gordo que les ayuda a protegerse del sol y regular la temperatura. En su lugar, nace un pelo más espero y lanoso que les protege del frio del invierno. Esto se traduce, como habrás podido comprobar, en pelos por todas partes.

Aunque sí que es cierto que este proceso es inevitable, puedes intentar acelerarlo a base de cepillados diarios ayudando a que el pelo viejo caiga antes.

Una alimentación completa y natural como Lenda ayudará, y más en esta época de muda, a cuidar y mejorar el manto y la piel. Además, en estos casos es beneficioso suplementar la alimentación con ácidos grasos (EPA y DHA) como nuestros aceites de pescado, de salmón, sardina o atún, mitigarán la caída, acelerando el proceso y dejándole a tu perro un pelaje nutrido y brillante.

 

Desparasitación

 

Es importante que en esta época de año no bajes la guardia en cuando a desparasitaciones. Es frecuente pensar que como viene el frío los parásitos externos (pulgas y garrapatas) desaparecen.

Si bien es cierto que con el frío su carga se reduce mucho, siguen estando presentes todo el año. Es más, los otoños calurosos de los últimos años hacen que la consulta por infestación de pulgas en esta época sea una de las más frecuentes, seguramente debido no solo a que el calor permanece si no a que se baja la guardia conforme acaba el verano. Por no hablar del mosquito flebotomo transmisor de Leishmania, que tiene en esta época uno de sus picos de mayor actividad.

 

Cuidados senior

 

Si tu perro ya es más mayor, ten más cuidado ya que los perros senior y ancianos suelen resentirse más ante la bajada de las temperaturas y mostrar síntomas de dolor óseo, sobre todo aquellos aquejados de problemas de este tipo como artritis.

Es importante que sigas las recomendaciones de su veterinario para mitigar en la medida de lo posible estas crisis y siempre será de ayuda complementar su tratamiento con un pienso específico. Recomendamos Lenda Senior/Mobility para perros senior con leves molestias o para la prevención y en casos graves diagnósticados y avanzados Lenda VET Dog Mobility & Joints

En definitiva, aprovecha este tiempo de temperatura aún agradable para pasear con tu peludo antes de que llegue el frío invernal y, sobre todo, no dejes de consultar a su veterinario ante cualquier duda.

WhatsApp
¿Necesitas ayuda?