Logo Lenda

🤰🏻Toxoplasmosis, embarazadas y gatos: desmontando falsos mitos🐈

Embarazada cogiendo a un gato sin toxoplasmosis

Una duda muy frecuente en una mujer (y familia) recientemente embarazada que convive con gatos (e incluso otros animales) es, ¿son un peligro para la salud del bebé? o ¿pueden contagiar la toxoplasmosis?

Basándose en la desinformación y en creencias erróneas, la sociedad tiende a asumir que los gatos son un peligro ante un embarazo y que, sin duda, lo que debe hacer una madre embarazada es deshacerse inmediatamente de ellos. Este comentario que puede hacer a la ligera una persona que obviamente no tiene animales, e incluso matronas y/o profesionales de la salud que llevan el embarazo, puede causar un fuerte impacto, y con razón, en la madre gestante que considera a su gato un miembro más de la familia.

El primer embarazo suele vivirse entre un mar de dudas, ante la inexperiencia y el miedo a no estar a la altura. Muchas veces la madre duda de si misma y se pregunta si está haciendo lo correcto para su bebé. El vaivén hormonal afecta al estado de ánimo y muchas veces se encuentra dudando sobre algo que en otra situación, tendría totalmente claro.

Por eso, es tremendamente injusto por parte de su círculo cercano y sobre todo por el personal sanitario médico/matrona/ginecóloga hacer dudar a la embarazada en este aspecto, y hacerle creer que, existe la necesidad de dejar fuera a un miembro de la familia por la inminente llegada de otro. Sobre todo teniendo en cuenta que nos basamos en un peligro completamente infundado. Luego nos echamos las manos a la cabeza cuando en redes sociales de protectoras aparecen casos de animales en adopción, cuyas familias ya “no pueden atenderlos” por la llegada del bebé. Desde luego, en muchos casos hay mucho de irresponsabilidad y excusa pero en otros se debe a la falta de información.

Entonces,¿qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa que se origina a través de un parásito llamado Toxoplasma gondii. Este parásito puede infectar tanto a humanos como a animales, siendo únicamente peligroso en los casos el los que el sistema inmune sea muy débil.

El Toxoplasma es un parásito que genera en el ser humano una infección que raramente produce síntomas (excepto ancianos, niños o enfermos) y la mayoría pasamos sin darnos cuenta en algún momento.  En las primeras analíticas del embarazo uno de los parámetros que se mira es el Toxoplasma. Si el resultado es POSITIVO perfecto, ya se pasó la infección en algún momento de la vida. Si es NEGATIVO, la mujer debe tomar una serie de precauciones ya que si se contrae por primera vez durante el embarazo puede ser peligroso para el feto.

¿Y cómo se contagia la toxoplasmosis?

A diferencia de lo que la mayoría cree la principal, o por lo menos más frecuente, fuente de contagio no son los gatos si no las frutas y verduras sin lavar o mal lavadas y la carne cruda o poco hecha. Por eso no se pueden comer carnes crudas o poco hechas (incluyendo fiambres) y hay que extremar la limpieza y desinfección de frutas, verduras y hortalizas.

¿Qué pasa con los gatos?

Pueden trasmitir la enfermedad única y exclusivamente a través de sus heces. Y para eso tendrían que estar infectados, lo cual de por si ya sería bastante rebuscado ya que si viven en casa sin acceso al exterior y no comen carne cruda, no pueden infectarse. Si tienen acceso al exterior, pueden cazar y comer carne cruda; roedores, pájaros… Por lo que cabe la posibilidad de que se infecten y posteriormente eliminen ooquistes en sus heces.

¿Cuál es el problema con la toxoplasmosis? ¿De qué forma podría ser un peligro?

Esto solo sería peligroso si tocases sus heces con las manos y luego, sin lavarlas, te las llevases a la boca. ¿Alguien va a hacer eso? No. Pues ese es el asunto. Familias en un sin vivir, gatos aislados durante el embarazo o excluidos de la familia, embarazadas preocupadas…y todo ¿por qué? Por un miedo irracional e infundado. Con lo fácil que es explicarlo.

Si estás embarazada, tienes un gato y vas a ser tú la encargada de limpiar sus heces, además del método habitual que uses para cogerlas (que seguro no son las manos directamente), debes ponerte guantes y después lavarte bien las manos. Si aún quieres mayor seguridad y existe la posibilidad, lo mejor sería que otro miembro de la familia sea el encargado de retirar las heces. Listo. No hay nada más.

Realmente, ¿tener que cuidar un poco las medidas de higiene a la hora de recoger las heces (cosa que entiendemos que ya se hace normalmente) o encomnedárselo a otro es un motivo para deshacerse de un miembro de la familia?

Por eso, desde Lenda, te recomendamos que siempre que tengas dudas, relacionadas tanto con la toxoplasmosis como con otro tipo de cuestiones relacionadas con tu peludo, las consultes con su veterinario para evitar caer en bulos que puedan provocar ansiedad, malos momentos e influir en el abandono.

¿Tienes dudas? ¡Consulta a nuestra veterinaria!

Iria Bellas

Iria Bellas

Consultora veterinaria de Lenda. Licenciada en Veterinaria y Colegiada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *