Revisar las heces de tu peludo es algo que debes hacer diariamente, pues te pueden decir mucho sobre su estado de salud y posibles alteraciones. Conocer el color, consistencia y cantidad habitual te ayudará a destectar posibles cambios. No pasa nada si éstos son puntuales pero si persisten en el tiempo, debes considerar una visita al veterinario.

Por eso, ¡sigue leyendo para conocer todo lo que debes tener en cuenta!

 

COLOR

Unas heces normales tendrán color marrón. Son muchas las posibles alteraciones del color por lo que para saber la gravedad, debes tener en cuenta más de una deposición y si existen más síntomas como vómitos o diarrea.

 

⚫ Negras: pueden ser señal de sangre en algún punto del aparato digestivo.

🟢 Verdes: pueden indicar que tu perro o gato está comiendo hierba, cosa que hacen en un intento de aliviar un malestar intestinal. Otra opción es que sea la alimentación ya que algunos alimentos de gamas bajas utilizan colorantes verdes que pueden ser causantes de esta tonalidad. También puede ser síntoma de parásitos, como Giardia (en este caso además tendría diarrea y otros síntomas como vómitos) o que no está digiriendo correctamente algún componente de su dieta.

⚪ Grises: pueden ser consecuencia de un problema pancreático o hepático, por lo que también requieren consejo veterinario.

⚪ Blancas: podrían ser una señal de un exceso de calcio, muchas veces provocado por la ingesta excesiva de huesos.

🟡 Amarillas: pueden ser provocadas porque no está digiriendo correctamente el alimento ya que, aún siendo de buena calidad, no siempre sienta bien. Lo primero que podemos probar es a cambiar la dieta unos días. Si con esto no mejora, lo ideal sería acuidr al veterinario puesto que podría tratarse de otro problema como pueden ser diferentes enfermedades gastrointestinales o incluso virus, sobre todo si se acompañan de otros síntomas como diarrea acuosa.

 

TEXTURA

 

Deben ser más o menos uniformes. Sin moco, que podría ser síntoma de una irritación intetinal. Tampoco debe aparecer sangre, que podría estar provocada por una lesión gastrointestinal, un cuerpo extraño o patologías más graves, que sería motivo de cosulta. También puedes fijarte en que no haya parásitos (por lo menos detectables a simple vista). A veces, sobre todo si la parasitación ya está avanzada, se ven gusanos y otros parásitos que pueden parecer como pequeños granos de arroz. En este caso toma una muestra y consulta al veterinario.

A menudo, sobre todo cuando los perros están aburridos, ansiosos o extresados, muerden y comen cosas que no son alimentos, apareciendo en las heces fragmentos de plástico, telas o incluso piedras. Es importante valorar el motivo de estrés para poder ayudarle y evitar que esta situación se repita o agrave.

 

CONSISTENCIA

 

Deben ser firmes y consistentes, sin llegar a ser duras. Cuando las recojas con la bolsita deben mantener su forma, pero si aprietas pueden deformarse con facilidad. Si aparecen blandas y sin forma, puede ser indicativo de una alteración digestiva y si están duras, deshidratación.

Es importante valorar también cambios en la frecuencia o cantidad, que junto con la consistencia te ayudarán a saber si tu peludo está digiriendo, y por tanto ¡aprovechando todo aquello que come!

WhatsApp
¿Necesitas ayuda?