Logo Lenda

🤔¿Cómo hacer una presentación entre gatos?🐈 5 pasos imprescindibles a seguir

Demostración de una buena presentación entre gatos

Si estás leyendo esto, es probable que hayas dado un paso emocionante y hayas adoptado un nuevo gato para unirlo a tu familia. ¡Y eso es fantástico! Pero, como ya sabrás, introducir un nuevo minino en un hogar donde ya reside otro felino puede ser un proceso delicado que requiere un poco de planificación y cuidado. Así que, nos centraremos en compartir contigo algunos consejos sobre cómo hacer una presentación entre gatos.

Antes de nada, debes saber que los gatos son animales muy territoriales y de costumbres por lo que tienen bien delimitadas sus zonas favoritas para comer, jugar o descansar y todos los cambios radicales en este entorno puede provocarles fuertes picos de estrés. Por eso, es muy importante que todo este proceso se haga poco a poco, respetando los tiempos de ambos peludos y teniendo especial cuidado con tu primer gato para evitar que sienta este proceso (y al nuevo gato) como una amenaza hacia su territorio y tranquilidad.

¿Cómo hacer una presentación entre gatos?

1. Preparación previa

Antes de nada, es fundamental preparar el entorno para garantizar una buena presentación entre gatos. Por eso, reserva una habitación separada para el nuevo gato, en donde pueda encontrar todo lo necesario para su comodidad y bienestar: camas, areneros, comederos y bebederos, juguetes y rascadores. Este área debe ser tranquila y segura, permitiendo que el nuevo gato se adapte gradualmente a su nuevo entorno sin sentirse abrumado por el gato residente.

Además, es muy importante programar una visita al veterinario para el nuevo gato, para garantizar que esté en buen estado de salud y al día con todas las vacunas.

2. Introducción gradual mediante el olor

Después de unos días, y antes de permitir que los gatos se encuentren cara a cara, es recomendable realizar una introducción gradual a través del intercambio de olores. Para esto, puedes empezar intercambiando objetos entre las dos habitaciones para que los gatos se acostumbren a los olores del otro. También puedes frotar una toalla o manta sobre cada uno de los gatos e intercambiarlas para promover la familiaridad con el olor del otro.

Otra opción, que debe hacerse en un periodo de tiempo breve, es dejar que exporen el espacio del otro. Cuando el nuevo gato se haya aclimatado al nuevo entorno, esté comiendo adecuadamente y usando su arenero, coloca a tu gato residente en otra habitación y permite que el nuevo gato explore la casa. Esta medida facilita que el recién llegado se familiarice con su nuevo entorno y el olor del gato que ya vive allí antes de un contacto directo entre ambos. Luego puedes invertir este proceso, dejando a tu nuevo gato en otra habitación y permitiendo que tu gato residente explore la habitación en la que se encuentra el nuevo.

3. Encuentros supervisados y controlados

Una vez hayas comprobado que tus gatos han respondido bien al paso anterior y que se hayan acostumbrado a los olores del otro, puedes empezar con los encuentros supervisados en cortos períodos de tiempo en un espacio neutral.

Es recomendable mantener a los gatos separados físicamente (con puertas o barreras) pero permitiendo que puedan observarse mutuamente y olerse sin riesgo de confrontación directa.

Durante estos encuentros, es crucial observar el lenguaje corporal de tus gatos. Con esto, debes saber que es normal que de primeras muestren algún tipo de comportamiento temeroso o agresivo como agacharse, bufar o tener las orejas hacia atrás.

Si hay signos de agresión fuerte, debes intervenir, separarlos y volver a intentarlo más tarde o, incluso, volver al paso anterior y continuar con la introducción mediante el olor.

Nunca hagas la presentación con los gatos en brazos ya que se agobiarán al sentir que no tienen escapatoria y, si reaccionan mal, pueden arañarte o morderte.

En caso de una pelea, es importante distraerlos para separarlos. Para eso, puedes tirar una toalla sobre ellos o hacer un ruido fuerte para separarlos. Luego, lleva al nuevo gato de regreso a su habitación (evita levantarlo si aún está excitado) y deja que pasen unos días para que se calmen antes de volver a intentarlo.

Buena relación en la presentación entre gatos

4. Fomentar interacciones positivas

Una vez pasado esto, y para fomentar una asociación positiva entre los gatos, es útil proporcionarles experiencias placenteras mientras están cerca el uno del otro. Esto puede incluir la alimentación simultánea en lados opuestos una habitación, jugar con juguetes interactivos cerca uno del otro o darles snacks y caricias cuando están juntos para reforzar la asociación positiva con la presencia del otro gato.

5. Paciencia y tiempo para una buena presentación entre gatos

Es importante recordar que la presentación entre dos gatos puede llevar tiempo por lo que vas a necesitar tener paciencia. Cada gato tiene su propio ritmo de adaptación y es fundamental respetar su comodidad y bienestar durante este proceso. Con esto, de forma estimativa, se puede decir que si se trata de un gatito nuevo y un adulto residente, el proceso puede durar entre 2 y 4 semanas y, si son dos adultos, entre 4 y 6 semanas.

En cualquier caso, la clave para una presentación entre gatos exitosa es evitar apresurar las interacciones y permitir que ellos establezcan su propio ritmo de familiarización.

Además, el “éxito” no siempre implica que tus gatos se conviertan en los mejores amigos. Algunos gatos pueden estrechar lazos, mientras que otros pueden optarán por evitar el contacto entre sí. Es importante estar preparado/a para cualquiera de estas dos posibilidades.

En este proceso también influyen mucho las personalidades de ambos gatos. Un gato que ya haya convivido con otro felino es probable que se acostumbre antes que otro que jamás lo haya hecho. Es por eso que es muy importante que adaptes este proceso de presentación pensando en cómo son ambos para lograr la mejor adaptación.

Lo que está claro, es que son animales sociales, y pasado este proceso de presentación entre gatos, es muy probable que ambos se sientan menos aburridos, en compañía, sean más activos y creen un vínculo único, mejorando sustancialmente su calidad de vida.

¿Tienes dudas? ¡Consulta a nuestra veterinaria!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *